No nos mires, ¡únete!

Si quieres formar parte de nuestra plataforma, remite un correo electrónico a

jovenes-avanza@hotmail.com

domingo, 3 de agosto de 2008

Reflexiones sobre cuestiones nacionalistas (I)


El tema de este mes nos propone analizar el papel de la izquierda tanto nacional como europea, identificar sus vicios y buscar nuevas ideas, nuevas estrategias renovadoras que los subsanen y corrijan, con el fin de lanzar nuevas y más atractivas propuestas.

Al mismo tiempo, Daniel abrió (si me lo permite) la caja de los truenos. Una reflexión sobre el nacionalismo, la situación lingüistica del castellano en las regiones con dos lenguas oficiales y otras cuestiones relacionadas.
Estos temas, por delicados y por transcender desde el terreno de las ideas hasta el de los sentimientos, mueven muchas reacciones, actitudes y pasiones enfrentadas.

Pero no por ello debemos pasar de puntillas y limitarnos a mirar de reojo la cuestión sin "meternos en harina".
Además, en mi opinión, uno de los errores de fondo de la izquierda nacional tiene que ver con esta cuestión.

Y es que de un tiempo a esta parte siento un gran desasosiego al comprobar que faltan voces dentro del socialismo catalán que defiendan con normalidad y sin tapujos ni miedos, aquello que se ha dado a llamar neutramente el "Estado Español", y que siempre se ha llamado España.
Esta sensación subjetiva se profundiza tras atender a las resoluciones del último congreso "nacional" del PSC.
Como partido autodenominado "catalanista" y empeñado en arañar votos a los nacionalistas de carnet como CiU o ERC, el PSC ha quedado desnaturalizado, desdibujado.

Nos quejamos muchas veces de que el PP se adueña de España, pero es que en esta cuestión, se la hemos puesto en bandeja. El PP se presenta en Cataluña como "el único partido constitucionalista".

Lo que la Constitución enuncia sobre la cuestión lingüistica es que el castellano es la lengua oficial en todo el territorio español. Esta oficialidad será complementada, yuxtapuesta (no solapada) por las lenguas regionales, si las hubiere.
El nacionalismo reinante en Cataluña desde hace décadas, siempre ha tomado medidas que más que la cooficialidad y el enriquecedor bilingüismo , buscaban la solapación, la sustitución de una lengua por la otra.
Escuelas, organismos oficiales, instituciones y hasta tiendas de barrio han sido los campos de maniobras de los obsesionados nacionalistas.
La inmersión lingüistica y cultural atañe a los ciudadanos y por ende también a los partidos.
Es por ello que el PSC ha pasado de ser el partido de los humildes emigrantes extremeños y andaluces de las primeras décadas de la Democracia, a ser un partido cuasi-nacionalista.
El PSC se puso, habilmente "a la última moda" electoral aunque por el camino se dejaron demasiados jirones y compromisos ideológicos irrenunciables.
23 años en la oposición bajo la sombra de Pujol les hicieron comprender que las batallas de las urnas catalanas se libran en lo identitario, en lo sentimental y en la particularidad. En segundo término quedaron ideas como la igualdad, la solidaridad, lo social, eclipsadas tras lo nacional.

La política lingüistica quizás solo sea la punta del iceberg. El castellano en la escuela, en los medios y en las instituciones públicas están muy por debajo del márgen de la dignidad.
Pero solo es un síntoma de algo más: de un incomprensible complejo de inferioridad, de un victimismo insostenible que justifica la imposición del catalán por la idea de que solo crecerá y se afianzará socialmente si lo hace a costa del castellano, (inocente representante de un pasado de opresión identitaria y política que acabó en 1978).

1978, cuando se promulgó aquello del bilingüismo, la cooficialidad, la convivencia de los enriquecedores elementos culturales que componen nuestro país.
Eso tan sencillo, razonable, positivo. Eso que tanto pica a algunos. Eso que está siendo dinamitado.
Es cierto.

Dos horas de castellano a la semana no es bilingüismo.

Una televisión pública 100% catalonófona no es bilinguismo.

Promocionar económicamente con fondos públicos el etiquetado y el rotulado de productos y comercios en catalán y multar los que lo están en castellano no es bilingüismo.

Unas instituciones incapaces de expedir un documento oficial en una de las dos lenguas oficiales no es bilingüismo.

Los requisitos excluyentes para acceder al funcionariado o a cualquier otro puesto cara al público, no es bilingüismo.
Ergo, no se está cumpliendo la ley. La está incumpliendo el gobierno autónomo de Cataluña ( socialistes y socios adyacentes).

Surgió un partido no nacionalista que actualmente cuenta con representación parlamentaria (pese a todas las dificultades, trabas y pese a lo dura que es ya la costra de la inmersión identitaria). Todos los partidos "catalanistas-nacionalistas e independentistas" (los que conforman el establishment) se apresuraron a tildarles de "fascistas", y "españolistas", como si el término españolista fuese un insulto mientras que ser catalanista se convierte en conditio sine qua non para alcanzar el sillón del a Generalitat.

¿Es nuestro amigo Daniel un fascista enemigo de su propia tierra?. Reflexionemos.
Solo es un "ciudadano rebelde" dispuesto a llenar con sus ideas, un espacio ahora vacío.

Un espacio que otros abandonaron voluntariamente y en tropel como una desorientada manada dispuesta a pastar en mejores y más cómodas praderas.

El espacio de la izquierda madura, racional, ilustrada y española.

9 comentarios:

Daniel Perales dijo...

Solo puedo decirte que me he emocionado al leer tu artículo, de verdad que te agradezco enormemente lo que acabas de escribir, no sabes cuanto...
Llegará el día en que esa izquierda de la que hablas vuelva a defender los valores que nunca debió dejar atrás, mientras tanto, seguiremos en la barricada.

Salud y gracias, de verdad.

Sergio Sanz dijo...

El PSC no es de izquierdas, es un partido nacionalista. Que no es de izquierdas lo vemos por ejemplo cuando se oponen a la redistribución de la riqueza utilizando las "balanzas fiscales" como coartada. Pero no es de izquierdas tampoco cuando uno es ciudadano en la medida que habla la lengua del régimen y profesa la religión oficial (que hoy es ser del Barça). Y al que sea ateo, a la hoguera (una multa, una discriminación...). En esos términos, es un partido profundamente conservador, reaccionario. No se puede definir nación como conjunto de gente que comparte una cultura y unas tradiciones en sociedades cosmopolitas, como hace el PSC. Es excluyente; y si la izquierda ha luchado contra algo es contra la exclusión. Son muy carcas.

Este artículo me ha parecido alentador. C's ha abierto un debate, y en la medida que he participado y participo en ese proyecto, no puedo hacer otra cosa que estar orgulloso.

Algún día, pese a la omertá mediática, habremos conseguido cambiar las cosas.

Salud compañeros!

PD. Mi reconocimiento, también, a Dani por estar ahí, dedicando su tiempo libre a una de tantas causas nobles que todavía quedan si es que ser de izquierdas no las engloba todas.

Anónimo dijo...

Muy bueno el artículo de Alberto. Me apunto.

Discrepo en vuestra percepción de que el "dia llegará". Tal es una posición derrotista. Y los que estan en el PSC no llegarán a ningun sitio que no sea profundizar su nacionalismo, para hacerse perdonar anteriores críticas.

Nuestro papel esta en organizar a la gente, con independencia de lo que haga el PSC. Y organizarla para la LUCHA, para el ENFRENTAMIENTO, para el DESENMASCRAMIENTO DE LAS POSICIONES NACIONALISTAS, cualesquiera y doquiera fuesen y esten. Y ya se nos ira uniendo gente cuando vea nuestra firmeza y claridad de análisis, la justeza de nuestra línea política.

Dos corolarios:

¡Trabajar y organizar! Organizar y trabajar!

Juan II

Antonio Robles dijo...

Veo que se sigue utilizando el bilingüismo para denunciar al nacionalismo de incumplirlo. Hace ya muchos años que decidieron abandonar esa via. Concretamente desde que Omniun Cultual y el DEC, a través de Joaquín Arenas entraron en el departamento de educación a principios de los 80: "l’escola ha de ser catalana per la llengua, els continguts i les actitutuds”. Sólo hay que ir a sus escritos para ver que desde entonces están en la construcción de una nación con una lengua oficial, el catalán, ahora llamada común. Y también, hace ya más de 25 años que el PSUC prefirió la nación a la justicia social, como el propio PSC, a partir de 1988. Hemeroteca. No os engañéis.
Salud
Antonio Robles.

A. Juliá dijo...

Hola a todos

Enhorabuena por el interesante artículo.

Lo que se denuncia es obvio y patente.

Pero mi reflexión es para cuando se habla de Izquierda.

Invocar a la izquierda debería ser equivalente a invocar a la Justicia social, y sobre esto me temo que aún hay mucha tela que cortar, y muchos falsos mitos que aclarar en el subsconsciente de mucha gente, víctimas del tradicional pastoreo del PSC en Cataluña (y del PSOE en el resto de España).

Saludos

A. Juliá

David dijo...

Como siempre digo, ante todo, educación. Buenas a todos. Y perdonen mis faltas de ortografía, ya saben, soy catalán (es ironía, claro). Pero soy un catalán raro. Yo siempre he hecho 3 horas de castellano a la semana... pese a lo que muchas digan. También miro la tele en español. Es que se ve que aquí también se pillan las cadenas de Madrid. Lo digo para aquellos que piensen que aquí la tele sólo es en catalán. Tenemos Televisión Española, Tele5, Antena3, Cuatro... vaya, algo parecido a lo que tiene cualquiera de vosotros. Pero tenemos una televisión autonómica con la lengua propia de la región. Creía que era lo más normal del mundo. Pero visto que eso también escandaliza, quizás sí que estamos volviendo atrás. No me refiero a que el PSC emula al PSUC. Me refiero a las represiones de lenguas y culturas centenarias... Ya saben lo que quiero decir...
Muchas más críticas hay, mentiras, por llamarlas de un modo realista. Sobre temas de partidos políticos, ¿qué decir? Quiero poner de manifiesto una realidad sentimental, una ideología política. Los catalanes de a pie hace 10-15 años eran españoles o independentistas; casi siempre polarizados. Pero ya no. Ahora ha aparecido otro sentimiento salido de la vergüenza que tenemos del trato que recibimos. Dicha rama se llama "catalanismo". No se confundan. Está lejos del independentismo. El catalanismo simplemente quiere que se escuche todo un pueblo, todo un sentimiento, respaldado por centenares de años de cultura propia, muchas veces represaliada. De un modo simple, quiere hacer público que ya nos cansamos de ser sólo la parte mala de "su" (nuestro) país. No quiere romper España (como dicen por aquí), no desea partirla ni dividirla. Pedimos respeto.
A ningún malagueño le van a señalar con el dedo por que diga "¡¡¡Viva Málagaaa!!! Soy malagueño, y con honra!"; pero sin embargo siempre señalan a ese catalán que dice "Visca Catalunya! amb orgull i honor" este ya es un terrorista potencial y marca un peligro para la democracia tal y como la conocemos... y por supuesto, es un nacionalista que no respeta la Constitucion. Seguro que habrá catalanistas que son malas personas. ¡Como en todos los sitios! Pero no todos los que QUIEREN (perdón... mejor no usar el verbo "querer"... que ya recuerdo que os gustan poco los sentimientos mezclados con la política... Me olvidaba que vosotros no "queréis" el lugar del que venís... pues diré "gustar")... No todos a los que les gusta Catalunya y se siente orgulloso de ser catalanes, son unos independentistas-nacionalistas-separatistas-terroristas. Y aunque es costumbre española ponerlo todo en el mismo saco, si lo hacéis cometeréis un gravísimo error. De hecho, ya lo estáis cometiendo. Por eso debéis justificaros con mentiras. Identificáis "una parte" con el "todo". No es lo mismo ser independensista (="una parte") que catalanista (="todo lo que vosotros llamáis separatista").
Juzgáis sabiendo poco (o nada) del tema.
No voy a entrar más en política, como dije antes. Ni recordaré lo de recibir pocas inversiones después de pagar tantos impuestos y aguantar que te digan "insolidario", ni los apagones, ni el ave, ni la MAT, ni la sequía y el "ya se apañaran"... ¡NO!. Nada de política.
Ustedes sabrán más...
Pero sí me gustaría aclarar ciertas frases dichas en los comentarios. En el de Daniel Perales, se dice que el PSC volverá a su sitio. Que yo sepa, el PSC es una parte del PSOE, pero de una región con una vida social distinta a la del resto de España. Así pues, no es un error adaptar su discurso a la realidad social del territorio. Quizás por ese motivo sacó tantos votos y el señor Zapatero está en la Moncloa. Seguro que no se habían fijado en eso... ¡¡Oh!! Otra vez hablé de política. Disculpen.
Sergio Sanz va más allá. Mezcla política con deporte. ¿Qué tendrá que ver ser catalán con ser del Barça? Es más fácil ser del Barça por pura proximidad. ¿Significa eso que todos somos separatistas? Seguro que en Madrid también hay culés y no son catalanistas. En cuanto al comentario de "anónimo", ya he respondido en todo el texto. Los otros comentarios también tienen poco más que refutar. Me remito a lo que estado diciendo todo el rato.
Supongo que entienden que este mensaje también sirve como comentario del texto original de Daniel, que también trataba de lengua y cultura catalanas.



Me gustaría, cambiando radicalmente de tema, dar una opinión personal. Todo lo dicho anteriormente es "cierto", no es una sensación mía. Es la REALIDAD. Lo que digo a partir de ahora ya sí es una opinión.
Me cuesta creer que haya bloqs de gente española que discuta sobre cómo arreglar Francia, Suecia, Argentina, o miles de otros países... si no han vivido su realidad, si no han estado allí. Si no han comprendido su sentimiento como pueblo.
De la misma forma, me opongo a que se intente "arreglar" (es decir, "criticar") un territorio cuya realidad no se conoce. Se construye una idea a base de mentiras, en lugar de ir al sitio del que se trata y respirar lo que allí se cuece y se siente y se piensa y se discute. No me gusta que quieran opinar sobre temas que no conocen.
Como dice el autor, "REFLEXIONEN".

Mi nombre es David, pero eso poco importa. Soy un catalán y catalanista. Espero que ahora ya sepan lo que significa y distigan de un separatista. Soy catalán y español, para que conste y quede escrito.
Como dije al principio, disculpen mis errores ortográficos. Si los hay, es porqué soy catalán... otra vez ironía...
¡Gracias por todo y disculpen la longitud! (El tema merecía la pena)

Alberto Ginel Saúl dijo...

A David Está claro que llegan las cadenas privadas (antena 3, tele 5... etc etc).
Lo que digo es que la cadena autónoma, sostenida con dinero público de castellano-hablantes y de catalano-parlantes, elimina en su totalidad una de estas dos lenguas.

Una mutilación similar a la que realiza la tan criticada telemadrid. Con dinero público de todos los madrileños, elaboran contenidos por y para una parte de los madrileños. Desde misas a manifestaciones de la AVT pasando por los sempiternos telediarios manipulados con montajes y dramatizaciones incluidos (caso Barajas).

Critico a telemadrid porque con dinero público no cumple esa función pública, total y general que debería desempeñar. Pues TV3 igual, emite para el 50% de los catalanes con el dinero del 100%. Es más, en alguna ocasión ha emitido para otra minoría más minoritaria: la que reía a carcajadas los eructos oratorios de Rubianes (presentador incluido)

Dices que es normal que en la tele pública (así como en las escuelas, instituciones etc etc) se hable catalán porque esta es la lengua propia de Cataluña. El castellano y el catalán son las lenguas propias de este territorio, esa es la realidad.
El castellano no es una lengua extraña a esta comunidad sino que, y así lo demuestran las estadísticas, está enraizada como es natural, en buena parte de los catalanes (pese a los intentos por denostarla). Tan propia es una lengua como la otra, si se dice lo contrario comienza ya la tarea excluyente. "Unos hablan lo propio, lo nuestro, lo natural, lo patrimonial otros hablan lo extraño, lo ajeno, lo artificial, lo que no nos es común y es digno de rechazo... si quieren hablar en castellano que lleven a sus hijos a un colegio privado.. o ¡Qué se vayan a vivir a Toledo!".

Estos son argumentos que he oído de boca de catalanistas (ni siquiera nacionalistas, ya que quieres hacer distinción) y es un argumento que nace de la idea de que algo es propio y lo otro es extraño o impuesto, como dicen algunos pintorescos marcianos: "ya son 200 años de opresión e imposición".

También es peligroso decir, como entiendo que dices, que solo los catalanistas quieren lo mejor para Cataluña, que se escuche su voz, que se la tenga en cuenta y para que ocupe el lugar que le corresponde. Este es el argumento que invita a Ciudatans a hacer las maletas y a marcharse por donde vinieron.

Y este argumento maquillado y puesto en boca de un "españolista" daría escalofríos a cualquiera. "Solo los españolistas (nacionalistas españoles de yugo, flechas y saludo romano) podemos traer lo mejor a España". ¡Maldita falacia!
Precisamente por que pienso que no es así, estoy en política desde los 14 años y soy socialista y creo en la unidad de la nación como la mejor garantía de nuestra igualdad, como la mejor formula para tumbar inequidades y asimetría.

Y bueno... dices que no podemos hablar de lo que pasa 600 km de nuestras casas... ¡en este mundo globalizado, en el mundo de las comunicaciones!. Eso también es tratar de excluir, es una forma de egoismo.. "dejadnos a nosotros y miraros vuestro ombligo".

Alguien de izquierdas no puede ser egoista ni le gusta mirarse el ombligo. La izquierda internacionalista, la izquierda que busca, observa y lucha contra desigualdades en todo el mundo. La izquierda racional que quiere interesarse por las personas, ciudadanos y no alienantes banderas, pérfidas fronteras inventadas.
Pienso, como socialista y es más, como español, que se está cometiendo una injusticia con algunos de mis compatriotas, de mis semejantes más cercanos, por el hecho de desarrollar un derecho constitucional. ¿Me pides que me calle ante tal situación? Que nadie me lo pida en Democracia.

No me extenderé más. Si queda alguna cuestión sin responder, estaré encantado de tratarla a fin de ponerte sobre la mesa mi opinión. Un saludo, y gracias por el tono de tu intervención.

SALUD!

Javier dijo...

Desde que el PSC tocó poder de la mano de Maragall no ha hecho sino defraudar a su electorado tradicional por conseguir unos votos que ya son fieles de otros partidos como CiU y ERC, el voto nacionalista. ¿Han hablado algo de la solidaridad interterritorial? Sí, para pedir más. Sería más propio de CiU, que sabemos de qué pie cojea, es de derechas, no nos sorprende. De ERC, es de izquierdas para los catalanes y para el resto de españoles parece querer parecerse al NSDAP alemán. E ICV, nunca me esperaba que ellos, que se definen más de izquierdas que nadie, no tengan ni pizca de solidaridad ni de tacto tachando a Extremadura de tercermundista. Dan vergüenza. Todos se han vendido por permanecer el poder, todos han dejado sus ideales por el poder. ¿Qué poder tendrán si lo han perdido todo? En cuanto pierdan a su electorado, que la ciudadanía sí que no ha perdido sus ideas, perderán también sus sillones.

Aunque haya que perder el poder, ¿y qué? Seguiremos fieles a nuestras ideas, sabiendo qué partidos son la traición a la solidaridad entre ciudadanos, y como en las elecciones generales, esos partidos de supuesta izquierda han quedado barridos por un partido que sí es de izquierdas y solidario como nuestro, el PSOE de nivel nacional.

madrileño castellano dijo...

En Cataluña no existe ningún problema lingüístico, es un tema que desde fuera de Cataluña agitan determinados medios de comunicación de extrema derecha, no para cambiar nada en Cataluña, sino para engañar a los que viven en Castilla o Andalucía, que desconocen la realidad de la sociedad catalana, y obtener su voto o aumentar los beneficios de sus periódicos o radios.

Desde la Constitución de 1978 se llevan 30 años aplicando en Cataluña las mismas políticas lingüísticas, que han logrado que 3/4 partes de los ciudadanos catalanes sean bilingües y sepan hablar tanto castellano como catalán, y que en otros 30 años prácticamente el 100% lo sea. Políticas similares a las llevadas a cabo en Galicia, Valencia o Baleares por Gobiernos autonómicos del PSOE o del PP.

En Cataluña, según el Art. 3.2 de la Constitución, son oficiales el castellano y el catalán, los dos. Hay que recordar que el 100% de los ciudadanos catalanes saben hablar en castellano, que es una lengua de fuerte implantación y fuerza, tanto en España como, afortunadamente, en todo el mundo. Y que la lengua que en Cataluña necesita protección, según el Art. 3.3 de la Constitución y por circunstancias históricas y de implantación, es el catalán. El 98% de los periódicos que se venden o de películas que se ven en los cines en Cataluña son en castellano. Cualquiera que vaya a Cataluña puede ver que el castellano no corre ningún peligro allí ni de lejos, y la normalidad con la que los ciudadanos pasan de una lengua a otra sin ningún problema. Allí nadie vive como un problema el hecho de tener dos lenguas, ni siquiera los ciudadanos de origen castellano, de los que tengo varios amigos y familiares.

En cuanto a las políticas de las Administraciones al respecto hay dos temas importantes, educación y acceso a la función pública, que son las más utilizados para manipular a los ciudadanos de fuera de Cataluña.

Educación.
El sistema actual, y vigente hace décadas, garantiza que al acabar la enseñanza todos los alumnos dominen las dos lenguas.
Existe la posibilidad contemplada legalmente y que se aplica en las solicitudes de matrícula de cursar los estudios sólo en castellano, con una asignatura de catalán. De un millón cien mil alumnos del sistema educativo catalán, entre 30 y 70 alumnos solicitan al año esta posibilidad, fundamentalmente hijos de ciudadanos que se desplazan temporalmente por motivos de trabajo, que lo solicitan porque no van a quedarse. Y un señor que se niega en redondo a que sus hijos aprendan catalán, sólo castellano e inglés, y que es al que sacan a pasear ciertos medios de comunicación como ejemplo de lo que pasa en Cataluña, obviando al millón cien mil restantes. ¿Qué pensarían de alguien que en Madrid no quisiera que sus hijos aprendieran castellano?
Porque en Cataluña son oficiales las dos lenguas, los alumnos aprenden las dos, no una u otra.
No se puede pretender que en Cataluña los alumnos no aprendan catalán, además de castellano. La alternativa es una barbaridad, crear un sistema dual, uno para los castellanohablantes y otro para los catalanohablantes, separados, y crear dos sociedades partidas, en lugar de una sociedad integrada, plural y bilingüe.
Y puede que para lograr esto sea necesario dar cierta preeminencia a la lengua débil socialmente, porque el castellano también se enseña en las escuelas catalanas, y que nadie se preocupe, que no lo van a perder, porque no les interesa, todos los niños catalanes, incluso los de familias catalanohablantes, a los 10 años hablan castellano sin problemas. No voy a entrar en las ventajas que al parecer tienen los seres humanos educados desde pequeños en más de una lengua.

Acceso a la función pública.
Uno de los argumentos más manidos para atacar las políticas lingüísticas en las Comunidades bilingües es la imposibilidad por parte de los ciudadanos de otras partes de España de trabajar en la Administración allí, por ser algo injusto y limitativo de la libertad.
Hay que volver a recordar el Art. 3.2 de la Constitución que dice que el catalán es lengua oficial en Cataluña. Que el derecho y la libertad de hablar la lengua que les parezca la tienen los ciudadanos, no el funcionario que está a su servicio.
Si un ciudadano va a una ventanilla de la Administración tiene derecho a ser atendido si habla en castellano, como así ocurre, por que todos los funcionarios lo hablan. Pero si un ciudadano va a una ventanilla de la Administración también tiene derecho a ser atendido si habla en catalán, lengua oficial en Cataluña, por lo que el funcionario tiene que hablarlo, y es lógico que se exija que así sea.
No se puede pretender que tenga que venir otro funcionario, cuando además 3/4 partes de los ciudadanos catalanes son bilingües y puede haber un funcionario bilingüe, que atienda tanto en castellano como en catalán. Ni se puede pretender obligar al ciudadano a no hablar una lengua que es oficial allí, somos los ciudadanos los que libremente podemos hablar la lengua que nos parezca cuando nos dirigimos a la Administración, ¿quién aceptaría que le dijesen la lengua en la que tiene que hablar, en Madrid o en Barcelona? Y así ocurre en Cataluña, cada uno habla la que le parece en cada momento en la calle, en la empresa, etc., pero precisamente para garantizar esta libertad, si eres funcionario tienes que ser capaz de atender a todos, y si quieres ser funcionario al servicio de los ciudadanos en Cataluña es lógico que se te exija saber catalán. Y de la escuela tienes que salir hablando los dos. Luego habla libremente el que quieras.

En definitiva, es una pena que después de 30 años de democracia y Constitución todavía haya tanta gente que se deje engañar con la idea de que España es un país con una sola lengua, que encima está en peligro de desaparición en ciertos sitios, básicamente donde no gobierna el PP.
La realidad de España, recogida en la Constitución, es que España es un país con varias lenguas, así ha sido, y así será, aunque todavía haya quien piense que los catalanes hablan catalán para joder a los demás.