No nos mires, ¡únete!

Si quieres formar parte de nuestra plataforma, remite un correo electrónico a

jovenes-avanza@hotmail.com

domingo, 7 de septiembre de 2008

¿Crisis? ¿Qué crisis?

Incitaís en esta nueva entrega mensual a entablar un debate acerca de la crisis económica. En primer lugar no me veo en el papel de experto que detalla las causas y consecuencias de esta eventualidad a la que muchos llaman crisis.

Perdonad que dude de vuestras esferas de conocimiento económico, pero me atrae especialmente el pensamiento de que una plataforma de Pensamiento Juvenil y Progresista se vea en la tesitura de seguir la pauta que los medios intentan trasladar. Creo alarmante que un joven, futuro continuador de políticas socialistas, caiga en la idea de la prudencia y conservadurismo de considerar crisis a la situación actual y que no hablara de crisis hace unos meses ,cuando ya 7 millones de españoles se situaban por debajo del umbral de la pobreza.

Me parece insensato que un medio de este calibre no vea en el sistema actual un continuo síntoma de crisis, un sistema donde el dinero sólo cambia de manos pero que no llega a distribuirse de tal forma que genere los recursos para poder llevar la riqueza a todas las familias.

Crisis es cuando la juventud se abandona en la desidia de no alcanzar una buena educación, cuando la cultura del pueblo se resiente año tras año, cuando la humanidad de cada persona desaperece en post de un egoísmo especulador e interesado.

Sea como fuere, la economía no se reduce a un territorio. Hace ya muchos años que los señores del capital entendieron que su fortaleza se hallaba fuera de las fronteras y que, precisamente, los territorios era su principal debilidad. Dado que las economías nacionales se ven afectadas por externalidades y alianzas, en ocasiones mucho más allá de la propia esfera de civilización a la que pertenece, no cabe duda de que cada vez más emerge la necesidad de un nuevo poder, con sus ventajas e inconvenientes.

En este mundo global donde el factor inflacionista viene impuesto desde el exterior, donde el comercio interno deja de ser motor económico y donde el Estado o Banco Central queda desdibujado de cara a aplicar políticas monetarias, la labor para aplacar esta problemática debe ser desplazada a los "órganos internacionales de decisión".

El mercado no es un proceso novedoso ni el capitalismo un monstruo abominable, si una más de las evoluciones del ser humano en sociedad. Siempre, absolutamente siempre, el hombre necesitó para su subsistencia de productos y servicios. Unos necesitaban y otros ofrecían. Así crecimos y nos desarrollamos.

¿Qué ocurre cuando esta simple interacción no abarca a toda la población mundial?

Esa es la fuente de reflexión y motivo de crisis.



2 comentarios:

Javier dijo...

El capitalismo es imperfecto en tanto que no es un sistema capaz de asegurar la supervivencia económica de mucha gente y en su lógica interna viene acompañada de crisis periódicas y momentos álgidos. La alternativa no es ya el comunismo soviético, pero nosotros como progresistas debemos dar ideas para empezar a esbozar una alternativa mejor. Coincido en que el capitalismo es un paso evolutivo en la historia del hombre, como antes lo fue el esclavismo o el feudalismo, pero por ser en sí mismo un proceso más, también puede tener un sucesor más en la "escala evolutiva" de la economía.

hasta los mismísimos dijo...

el día que el pueblo tome el poder....
y no me refiero a asaltar ningún palacio de invierno sino a establecer cooperativas de trueque y que en los mercados lo que se compre sea para consumir y no para acaparar.
El día que se prohíban las bolsas donde los especuladores juegan con el pan nuestro de cada día (me suena la frase, es de alguna canción famosa?) no puedan dedicarse a acaparar barcos de arroz que se mantienen en alta mar hasta que la demanda les haga subir de precio o que los países no se dediquen a invadir a otros países para así conseguir su petróleo en caso de ganar esa guerra y en caso de no ganarla, y como tienen sus enormes reservas estratégicas a salvo, frotarse las manos mientras otros países o Federaciones de Países (UE, por ejemplo) que son mas fuertes, pierdan esa hegemonía por no tener reservas estratégicas para 20 años en su subsuelo y así conseguir que su moneda baje...
Total... Una cutrez...