No nos mires, ¡únete!

Si quieres formar parte de nuestra plataforma, remite un correo electrónico a

jovenes-avanza@hotmail.com

lunes, 5 de mayo de 2008

Del socialismo al Trabajo Social


Quisiera hacer pública mi manifesta crítica a las opiniones aquí vertidas, en busca de un consenso no fácilmente alcanzable sin una previa exposición de ideas. Me escudo en la concepción argumentativa de que cualquier idea plasmada en un papel reluce con verdadero optimismo y fervoroso éxito ante entuciastas partidarios.

Como muchos se han cansado de comentar a lo largo de los diferentes medios, nuestra cultura occidental está cimentada sobre una "economía de mercado", que algunos denominan capitalismo y otros sistema neoliberal. De por sí, este sistema no introduce desigualdades y deficiencias al sistema social. A mi modo de ver, el sistema económico vigente es como un enorme tablero donde tiene lugar la "partida" y donde se desarrollan las actividades comerciales e interacciones humanas de cualquier índole.

Se ha de suponer que las condiciones de juego no son iguales para todos, lo cual quiere decir que cada uno de nosotros parte con unas cartas y que según como las emplee logrará tener cierto éxito o no. Estudio aparte merecería lo que se entiende por éxito.

El problema aparece en el sentido de que no todos nacemos con las mismas cartas, ni que tan siquera podemos llegar a soñar con manejarlas. Ahí comienza la deriva del sistema, donde unos pocos poseen las cartas importantes, las que predominan y con las que se puede sacar interés del sistema para uso propio.

Muchos de mis compañeros han venido a hacerse eco del mensaje lanzado, no se sabe muy bien por quien, de que la izquierda está en crisis. Dudo que esto sea cierto, pues si analizamos el plano geopolítico internacional, allí donde la población sufre, allí donde las desigualdades son tan crecientes, allí se impone la izquierda, radical y populista para algunos, fundamental y necesaria para otros.

En Occidente, esa izquierda tradicionalista no ha sabido adaptarse a las circunstancias por el simple hecho de que un comunista no puede pretender la abolición de clases sociales, el reparto igualitario de los recursos y luego ir por la calle en un BMW y un iPod.

¿Está la socialdemocracia o la izquierda en crisis? Bajo mi humilde opinión son los valores de la izquierda los que están en crisis, no la izquierda en sí. Sin entrar en detalles a nivel de partido, queda claro que la población se ha cansado de un discurso que incita a las masas y que reduce en las prácticas lo prometido con las palabras.

La ideología no puede ser sistema ni punto de montaje práctico sin un sustento económico, sin un programa económico que justifique el alegato de la palabra. ¿Pueden los socialdemócratas oponerse y criticar el capitalismo devorador si luego sus representantes políticos lo emplean en la acción de gobierno? ¿Dónde queda la moralidad de los hechos?

La socialdemocracia, enmarcada en el siglo XXI, es una corriente meramente conservadora. No intenta modelar o reformar el sistema, sólo reducir pequeñas diferencias, sin oponerse a los desagravios sociales. Por tanto, se sustenta y realimenta en el capitalismo vigente. Izquierda debería implicar gasto social, extensión de servicios públicos y aumento de la calidad de dichos servicios, implica acciones que reduzcan el desequilibrio social y económico entre personas, medidas que mejoren drásticamente la situación de los grupos sociales marginados y desfavorecidos.

Cómo es posible un "gasto social" si cada vez los Estados tienen menos peso como aparatos administrativos, si cada vez el aparato del estado ingresa menos capital y centra sus esfuerzos en un superávit fiscal, que de darse empleará en gasto. La receta clásica de incentivar la economía reduciendo el impuesto a empresas y a particulares, para luego recaudar a través de impuestos indirectos (IVA, petróleo, alcohol,...). Si la izquierda promueve la igualdad, qué tiene de igualitario qué todos paguemos los mismos impuestos por productos que en ocasiones son de primera necesidad.

¿A quién representa la socialdemocracia? A la clase acomodada que tiene algo de conciencia social, que no quiere perder sus privilegios pero tampoco se olvida del papel del estado como agente social y proveedor de servicios.

Por tanto, me atrevo a desmentir a aquellos que creen que la socialdemocracia puede representar a todos los sectores sociales, o que pueda siquiera representar a toda la izquierda. No nos engañemos, un Frente Popular no es posible.

Occidente necesita la izquierda plural, todos los sectores sociales deben de verse representados e identificados sin que ello justifique una merma de la libertad social del pueblo, sin que el estado se radicalice. La pluralidad es tan positiva como necesaria, si queremos un sistema que represente la justicia social.

La socialdemocracia no será aquello que los políticos enarbolan ni lo que el pueblo necesita, si la socialdemocracia no recorre la vía a un nuevo socialismo, no tan alejado de posturas ya olvidadas, postulados no necesariamente comunistas como muchos estareis pensando.

La izquierda no necesita redefinirse pues la ciudadanía sigue teniendo los mismos problemas básicos, denominados pobreza, marginalidad, igualdad de derechos, libertad.... los ideólogos deben dejar de teorizar, los historiadores deben dejar de reinventar la historia. Es hora de que los economistas reinventen una vía, un nuevo sistema económico de izquierdas, viable y que garantice una convivencia social más justa e igualitaria, beneficiosa para todos. Tan sólo es eso,

Trabajo Social.




1 comentario:

manutc dijo...

Hecho en falta una alusión a la creación de riqueza y al crecimiento al que todo sistema debe aspirar. Porque no se puede redistribuir si previamente no se crea.